Este pequeño se queda sin palabras ante la actuación de su padre

Lo niños pequeños son muy susceptibles a ser sorprendidos por aquellas cosas que son desconocidas por ellos, pero nunca habíamos visto un asombro de tal magnitud como el que sufre este pequeño cuando su padre le engaña haciendo creer que se ha comido su dulce favorito.

Tal es la impresión que tiene, que no duda en acudir a la boca del padre en busca del dulce y como no lo ve su cara sigue siendo aún de mayor sorpresa. El colofón final viene cuando el padre con otro gesto hace que vuelva a aparecer de nuevo ese dulce que había sido tragado. El pequeño ya no puede creer lo que está pasando y su cara lo dice todo.

Que bonita que es la inocencia mientras que los hijos son pequeños, no deberíamos perderla nunca.

Ir arriba