Leyenda urbana: La pulsera negra

La leyenda urbana es uno de los relatos de terror más extendidos del mundo. Hoy gracias a Internet este tipo de historias se han vuelto muy populares, con diferentes usuarios realizando videos y agregando detalles y elementos visuales para lo que, en el pasado, eran relatos orales que se suponía habían sucedido en la ciudad o alrededores.

Hoy en nuestra sección de leyendas urbanas les dejamos un video acerca de la leyenda de la Pulsera Negra. Se dice que en algunos hospitales de Estados Unidos se utilizan estas pulseras para indicar la hora del deceso de un paciente, pero numerosas personas han dicho ver pacientes rondando por los pasillos con estas pulseras en las muñecas. ¿Fantasmas de hospital?

Fuente:  LucilaCastroDiaz
Fuente: LucilaCastroDiaz

Fantasmas merodeando

Una de las tantas versiones de la leyenda urbana de la Pulsera Negra cuenta que un doctor, llamado Thomas, estaba haciendo guardia en un frío hospital de Dakota del Norte cuando llegó una joven víctima de un terrible accidente de tránsito. No tenía más de 22 años pero aún así lo daños fueron tan importantes que tras dos horas de lucha la chica falleció.

La leyenda cuenta que era la primera vez que Thomas perdía un paciente y había quedad muy golpeado por la experiencia. Le había puesto la pulsera negra, un procedimiento protocolar del hospital antes de enviar un cuerpo a la morgue, y estaba volviendo a casa después de una jornada agotadora.

En el ascensor de se encontró con una mujer que le preguntó porque tenían tan mala cara. Thomas le explicó que había perdido a su primer paciente pero entonces sucedió lo más aterrador: el ascensor de se detuvo en un piso que ninguno de los dos había marcado, la puerta se abrió y empezó a acercarse una joven. Thomas quedó estupefacto porque era la misma joven que el había visto morir minutos atrás, cuando le explicó tartamudeando a la mujer lo de la pulsera negra, la mujer le contesto.

“¿Una pulsera como esta?”

Encontraron a Thomas desmayado en el ascensor, tenía entre sus manos la pulsera negra de otra paciente que había muerto años años atrás en una accidente de tráfico similar.

Ir arriba