Fernando Sanjiao y la desgracia de ser tímido

Uno de los mejores videos de Fernando Sanjiao haciendo comedia y monólogos de stand up y explicando las numerosas desventajas de ser tímido

Fuente:  YouTube
Fuente: YouTube

Si hay algo que caracteriza al humor de Fernando Sanjiao en sus monólogos es el poder convertir situaciones de la vida cotidiana en escenas extremadamente graciosas con las que nos identificamos casi inmediatamente. En el monólogo sobre los tímidos, uno de los más divertidos que circulan en YouTube, podemos ver que aplica su lógica a una narrativa divertida y muy real, porque cuando uno es tímido muchas veces se encuentra ante decisiones similares a las que él plantea.

El ejemplo del autobús

Los más tímidos seguramente han vivido una situación parecida a esta. Estás parado cerca del botón del autobús y una persona se te acerca por detrás y te pregunta “¿bajas en la siguiente parada?”. Si eres uno de los tímidos, lo más probable es que no puedas negarte y termines diciendo que sí, y bajando, aún si tu parada en realidad estaba a 10 cuadras.

Este tipo de situaciones extremas muchas veces suceden sin que nos demos cuenta, pero el tímido debe enfrentarlas cotidianamente porque no puede decir que no. Hay algo en sus genes que le impide alzar la voz y decir lo que realmente opina. Una persona normal hubiera dicho “no, ahí me corro” y con solo dejar que la otra persona baje se solucionaba el problema. Pero el tímido termina bajando y camina las 10 cuadras que le faltan porque se castiga por su propia timidez.

Los cumpleaños

Ni hablar del ejemplo de los cumpleaños, allí es donde Fernando Sanjiao logra su momento de mayor lucidez. En algún momento todos hemos visto una situación de este tipo, quizás incluso fuimos nosotros los protagonistas. ¿Qué pasa cuando un tímido llega tarde a un cumpleaños?

La interpretación de Fernando es brillante, vale la pena verla. En líneas generales lo que ocurre es que los más valientes no se harán problema, simplemente dirán bien fuerte “saludo general” para después sentarse y empezar a comer sándwiches de miga y bocadillos. Pero el tímido no puede hacerlo, el tímido tiene que ir saludando uno por uno a cada invitado, aún si nadie le está prestando atención a su saludo. De eso se trata. El tímido carece del valor suficiente para hacer las cosas más sencillas, por eso termina metido en situaciones embarazosas por su propia forma de moverse en sociedad.

Dar la hora para los tímidos

Otra escena de la vida de los tímidos que Fernando Sanjiao representa con lujo de detalles. Va el tímido caminando tranquilamente por la calle, o lo más tranquilamente que puede un tímido dado que todo lo presiona, y un desconocido lo detiene para preguntarle la hora.

Algo tan sencillo como mirar el reloj y decir qué hora es se transforma en una odisea porque el tímido mira el reloj y se le confunden las agujas y sabe que tiene que decir la hora pero son unos breves segundos en los que pareciera que no es capaz de leer adecuadamente las agujas del reloj. ¿La mejor solución? Un reloj digital. O un psicólogo porque si realmente hay tantos problemas para leer las agujas del reloj el tímido está al borde de un ataque de nervios.

El tímido y la tecnología

Hay situaciones tecnológicas que al tímido lo ponen contra las cuerdas. Por ejemplo los mensajes que aparecen en la computadora cuando estamos intentando borrar un archivo. El sistema operativo hace aparecer una ventana emergente que te pregunta si estás seguro de borrar dicho archivo, y donde la mayoría de las personas están seguras y ponen “Si”, el tímido empieza a dudar.

¿Realmente quiero borrar dicho archivo? ¿Era ese el archivo que deseaba borrar, o era otro? Ni hablar cuando aparece un mensaje de archivo peligroso en la descarga. El anti-virus o el propio sistema nos avisan que el programa que vamos a bajar puede ser peligroso, o no. ¿Queremos seguir con su descarga?

Para el tímido estas decisiones son muy complejas porque la computadora le está haciendo las preguntas que no desea responder. Entonces lo primero que se viene a la cabeza es la idea de que la computadora elija por nosotros.

El monólogo cómico de Fernando Sanjiao tiene todavía algunas situaciones más, no dejes de verlo completo porque la forma en la que los tímidos quedan retratados es excelente. Da cuenta de una forma muy perspicaz de ver la vida y acercarse a situaciones que en otro contexto podrían no significar nada, pero que para el tímido son cuestiones de vida o muerte.

¿Elegir solamente un bombón sin saber lo que tienen dentro? ¿Encontrar un sándwich de miga que sea sabroso? La vida del tímido es difícil, pero siempre podemos buscarle la vuelta e intentar mejorar a través de decisiones puntuales que ayuden a encarara mejor.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here