-

Gafas «informativas» para dormir tranquilos en el Metro

Los que hemos vivido en ciudades con Metro (o tren) hemos vivido muchas experiencias inolvidables en este transporte, entre ellas la de quedarse dormido (el que esté libre de pecado que tire la primera piedra). El metro de Japón es uno de los más concurridos, peligrosamente concurrido diría yo, y el inventor de estas gafas, cansado de dormir estación más estación mientras se pasaba su destino, decidió inventar una solución. El resultado de sus devaneos de cabeza son estas gafas, que por un lado tapan completamente la visión y por otro tienen una pantalla luminosa en la que aparecen letras, en este caso el nombre de la estación en la que debe bajarse.

El invento no tuvo mucho éxito ya que nadie le avisó al llegar a su destino. Quizá tenga algo que ver que una cámara fuese al lado grabándolo.

Vía: No puedo creer…

Lo último...

Créditos rápidos, ¿cuándo conviene solicitarlos?

Hay situaciones en las que los imprevistos, una mala planificación o la simplemente la necesidad de contar con una ayuda económica extra en un...

Material Escolar.es, la mejor App para vencer el aburrimiento

Muchos de vosotros estaréis conmigo en afirmar que el aburrimiento es una sensación muy mala. Cuando esto ocurre, el tiempo parece detenerse, llegando incluso...

Ganadores I Concurso de Monólogos Solidarios en Córdoba 2019 a favor de Adicor

El pasado 30 de noviembre se celebró el I Concurso de Monólogos Solidarios a favor de Adicor (Asociación para la Diabetes Infantil de Córdoba)....

Los 10 mejores monologuistas luchan por un pase a la gran final nacional

Este miércoles, día 30 de octubre, 10 aspirantes, llegados de todos los puntos del país, compiten por conseguir un puesto en la final del...

Apps para empresas: cómo elegir a un desarrollador de aplicaciones

En el actual ecosistema empresarial, inmerso en un proceso de digitalización, cobra especial relevancia los smartphones como uno de los principales gadgets que los...
Artículo anteriorRezador in the street
Artículo siguienteAdivinanza – Negro por fuera