Sin testículos

Llega un tipo a una oficina del gobierno pidiendo trabajo.
Se entrevista con el Jefe de Recursos Humanos y durante la entrevista se le escapa que carece de testículos.
–No importa -responde el entrevistador-.
El tipo piensa que no ha debido decirlo y dice apresuradamente:
–Pero soy una persona muy capaz.
El entrevistador responde:
–Mire, amigo, el no tener testículos no es ningún impedimento para trabajar; es mas, está usted contratado.
–¿Cuál es el horario de trabajo?
–El horario es de 8 a 5, pero usted puede llegar a las 9 de la mañana.
El tipo piensa que por no tener testículos lo están considerando un minusválido; se molesta un poco y dice:
–Yo ya le he dicho que no tengo testículos, ¡Pero capacidad sí la tengo!
–Sí, ya sé, amigo, pero como en esta oficina todos se rascan los huevos de 8 a 9, no tiene sentido que llegue tan temprano.

Ir arriba