-

Mundo loco: «Hombre disfrazado de alcoholímetro, arrestado por conducir borracho»

chico vestido alcoholímetroEl colmo de los colmos, aunque para ir disfrazado de alcoholímetro tienes que ser un buen fichaje, o sea que más que sorprenderse deberían habérselo esperado.

Bueno, os explico. Este chaval que vemos en imagen es James Miller, de Ohio. Venía de una fiesta de Halloween en la que se lo había pasado demasiado bien y eso en muchas ocasiones conlleva una buena reserva de alcohol en el estómago. Además de la vista, debió nublársele también el conocimiento porque con la tajada que llevaba cogió el coche con tan mala (o buena) suerte que la policía le detuvo.

Después de ver a semejante espécimen subido al coche, los agentes procedieron a hacer la prueba y esta vez el alcoholímetro funcionó. Multa al canto y a casita, que ya has echado el día majo.

Vía: No puedo creer… noticias

Lo último...

Créditos rápidos, ¿cuándo conviene solicitarlos?

Hay situaciones en las que los imprevistos, una mala planificación o la simplemente la necesidad de contar con una ayuda económica extra en un...

Material Escolar.es, la mejor App para vencer el aburrimiento

Muchos de vosotros estaréis conmigo en afirmar que el aburrimiento es una sensación muy mala. Cuando esto ocurre, el tiempo parece detenerse, llegando incluso...

Ganadores I Concurso de Monólogos Solidarios en Córdoba 2019 a favor de Adicor

El pasado 30 de noviembre se celebró el I Concurso de Monólogos Solidarios a favor de Adicor (Asociación para la Diabetes Infantil de Córdoba)....

Los 10 mejores monologuistas luchan por un pase a la gran final nacional

Este miércoles, día 30 de octubre, 10 aspirantes, llegados de todos los puntos del país, compiten por conseguir un puesto en la final del...

Apps para empresas: cómo elegir a un desarrollador de aplicaciones

En el actual ecosistema empresarial, inmerso en un proceso de digitalización, cobra especial relevancia los smartphones como uno de los principales gadgets que los...
Artículo anteriorGemelos con padres informáticos
Artículo siguienteUn útero en mis manos