El marqués, la duquesa y las adivinanzas

El señor marques de Duboi, hombre de dudosa reputacion, ha ido a hacer una visita a la Duquesa de Pitimini, a la que acompanian unas amigas, a la hora del te.

– Hola Marques, sientese y tomese una tacita de te con nosotras, en este momento jugabamos a las adivinanzas. Unase a nosotras, por favor.

– Bueno.

– Empezamos pensando nosotras.

– (Entre ellas) vamos a pensar en una yegua.

– A ver Marques, «es agil y briosa

y a la mujer pone nerviosa»

– Mmmmmm… una ——— !

– OOOH, pero Marques ! Fermin, trae el sombrero y el baston del senior Marques, que se marcha.

– Por favor, perdoneme seniora Duquesa, pero es que estaba tan claro… siento haberla ofendido, por favor perdoneme, no volvera a ocurrir.

– Bueno por esta vez vale, pero volvemos a pensar nosotras porque no lo ha acertado

– (Entre ellas), Ahora pensamos en un anillo.

– A ver, senior marques, «Es duro y redondo y se mete hasta el fondo.»

– Mmmmmmmmmmm… una ———-?

– OOOOOOH ! Dios mio, Fermin, el sombrero y el baston del senior Marques, que esta vez se va.

– Lo siento de veras, seniora Duquesa, pero es que yo pensaba… de verdad que no volvera a ocurrir, perdoneme.

– Esta bien, pero que sea la ultima vez, ademas esta claro que seguimos pensando nosotras.

– Por supuesto.

– (Entre ellas), esta vez pensamos en una galletita para el te.

– Atento Marques, que ya hemos pensado; «entra seca y arrogante y sale fofa y chorreante»

– Mmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm… Fermin dame el sombrero y el baston, que esta vez es una ———-.

Ir arriba