Un madrileño en Cataluña

Un madrileño en Barcelona entra en un bar y pide una caña en castellano.
 
El camarero se la pone y le dice:

Són noranta-cinc cèntims
 
El madrileño deja sobre la barra noventa céntimos y sigue tomándose la caña tranquilamente. A lo que el camarero le dice:

Escolti falten cinc cèntims
 
Y el madrileño ni puto caso, como quien oye llover. A lo que el camarero ya rebotado le suelta:
 
Escolti que em deu cinc cèntims; no em faci muntar un nombre… M’està escoltant perfectament.
 
Y el madrileño a lo suyo, tomándose la birrita, como si estuviese sólo en el local. Por fin el camarero, rojo de ira, y escupiendo las palabras dice:
 
Oiga desgraciado. Me está oyendo y entendiendo perfectamente, págueme los cinco céntimos que me debe.
 
A lo que el madrileño sonriendo y echando mano al bolsillo para pagarle contesta:

Ya sabía yo cabrón que por cinco céntimos acababas hablando castellano….

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here