-

La navidad, ¡qué felicidad!

Cada año la misma historia, llega la navidad, encienden las luces y la gente se pone como loca a pensar que mensaje enviará a todos los usuarios de su agenda, algunos no miran si son fijos o móviles y hasta el número de información de Renfe recibe su felicitación. Todos como locos a felicitar, que es una tarea más pesada que bajar en Nochevieja y que te feliciten las navidades hasta los porteros de las discotecas, y es que nadie pasa por alto estas fechas de buenos deseos.

Ya me imagino 2 sms que se cruzan en la central cansados de recorrer las ondas en mitad del frío:

-¿Qué tal? ¿Qué llevas?

Uno picante: «Si la noche de reyes ves que Gaspar se desnuda y se mete en tu cama, explicale que lo que le pediste fue un volvo…»

-¿Y tú?

Uno clasicón: «Hoy te he ingresado 365 días de buena suerte, alegría y felicidad en tu cuenta número 20.., adminístrate. ¡Feliz Año Nuevo!»

Y digo yo ni Gaspar se arriesga a meterse en tu cama, ni el de los 365 días ha acertado, que luego me salen la mitad podridos y malos, que hay días que son peores que una cabalgata de reyes haciendo de caballo. Que digo yo porque se empeñan en contarnos la historia de que los reyes venían en camello, si todo los años salen en caballo, ¿será que los camellos no están bien vistos?

Pero la Navidad es una época preciosa en la que como en el anuncio alguién o algo vuelven a casa, bueno preciosa, preciosa, tampoco mucho al final siempre vuelve tu suegra y si te esperas unos días la que vuelve es la cuesta de enero… Yo no se porque se empeñan en obligarnos a ser felices en Navidad, todos los centros comerciales están llenos, hay agobios donde vas, pagas el doble por lo que no necesitas y acabas el día después de reyes en el fisioterapeuta después de haber pasado 4 horas en la cabalgata con tu sobrino el mayor a cuestas, que digo yo, mi cuñado lo tiene «repesao» de todo el año y siempre trabaja el día de la cabalgata, y siempre se me acaba a mi poniendo cara de camello, con joroba y todo.

Al menos me queda el consuelo de los regalos, esos que siempre pides y te alegran esos días; tampoco es cuestión de esperar mucho, yo suelo pedir algún caprichillo, el año pasado quería como todos los años una diana electrónica y un mp4, pero nada mi familia se empeña en creer que colecciono pijamas y carteras, así que el año ya se lo que pediré; pediré un armario para guardar los pijamas y una vitrina para mi colección de carteras.

Y es que en navidad todo son decepciones, atracones y atracos en las compras, cólicos, atascos, visitas no deseadas, regalos cutres, así que este año espero que pase pronto esta época de paz y amor, así que este año me voy a comer todos los polvorenes el día de la lotería a ver si me pongo malo y paso la fiestas estrenando mi colección de pijamas, que las carteras no las quiero para nada que me lo gastado todo en juguetes y regalos…

Lo último...

Créditos rápidos, ¿cuándo conviene solicitarlos?

Hay situaciones en las que los imprevistos, una mala planificación o la simplemente la necesidad de contar con una ayuda económica extra en un...

Material Escolar.es, la mejor App para vencer el aburrimiento

Muchos de vosotros estaréis conmigo en afirmar que el aburrimiento es una sensación muy mala. Cuando esto ocurre, el tiempo parece detenerse, llegando incluso...

Ganadores I Concurso de Monólogos Solidarios en Córdoba 2019 a favor de Adicor

El pasado 30 de noviembre se celebró el I Concurso de Monólogos Solidarios a favor de Adicor (Asociación para la Diabetes Infantil de Córdoba)....

Los 10 mejores monologuistas luchan por un pase a la gran final nacional

Este miércoles, día 30 de octubre, 10 aspirantes, llegados de todos los puntos del país, compiten por conseguir un puesto en la final del...

Apps para empresas: cómo elegir a un desarrollador de aplicaciones

En el actual ecosistema empresarial, inmerso en un proceso de digitalización, cobra especial relevancia los smartphones como uno de los principales gadgets que los...
Artículo anterior¿Juguetes?
Artículo siguienteDulce terror en Navidad