Con Julián López no todo es «Jiji Jaja»

Os traigo el último cómico de la generación de la Hora Chanante o Muchachada Nui, el sensacional Julián López. De este humorista, lo mejor sin duda son las payasadas y ridiculeces que puede llegar a hacer encima de un escenario, que sinceramente no tienen pérdida.

En este ocasión os traigo un mónologo que realizó para el Club de la Comedia, en La Sexta,  el cuál reconozco que me ha hecho reír y mucho. Hay gente que piensa que lo que hace es humor absurdo, a mi me parece que los que son capaces de hacer reír con el humor más simple, son los cómicos más brillantes que hay, y éste es el caso de Julián López.

Fuente: ocio.diariodemallorca.es//
Fuente: ocio.diariodemallorca.es//

En el monólogo comienza diciendo lo duro que es ser humorista, ya que por la calle le piden chistes constantemente, a lo que él responde:

– Y tú ¿en qué trabajas?

– Soy panadero.

– Hazme una barra de pan…

Continúa hablando de que tristemente sigue viviendo con sus padres, y que lo que más le fastidia es cuando su padre le hace madrugar después de haber salido de fiesta, un domingo a las 11 de la mañana y le despierta con un «Venga, venga, venga ya se ve, se va ya, ya se ve, que es un juego de palabras que le gusta».

Según Julián López su madre pone «la alarma» que es el bote de insecticida en medio del pasillo, para que cuando llegue tarde y borracho, sea inevitable tirarlo, y que así sus padres sepan a que hora han llegado.

Pero sin duda el mejor punto de este monólogo es sobre los pijamas, y sus inscripciones, como «Cánada», otro que era «Collegue» y el más famoso de todos, que se imaginaba al inventor del mismo despertándose en mitad de la noche y diciendo:

«!!!Eureka!!! Claro joder, ya está SPORT aquí,  debajo un ‘bordao’ con dos raquetas cruzadas, y ya está»

Sensacional Julián López, que como ya comenté en el post anterior, está haciendo un espectáculo en directo con Raúl Cimas, que seguro que promete.

Ir arriba