12 interesantes Leyes de Murphy

Todo el mundo ha oído hablar alguna vez en su vida de las famosas Leyes de Murphy que se puede resumir en que cuando las cosas van mal, siempre pueden ir peor.

Son muchas las leyes de este tipo que nos podemos encontrar hoy en día. Cada uno tiene su propio listado y cada día sale alguna nueva. Por ejemplo que la tostada siempre cae sobre la parte untada o cosas así. Por este motivo, hoy os traemos un listado de 12 de estas leyes para que las tengáis presentes.

12 leyes de murphy

 

1-. Ley de Chatting

La probabilidad de que una tía del chat sea una tía de verdad es inversamente proporcional a las ganas que tiene de contactar con chicos.

2-. Principio de Delay

Siempre que llegues puntual a una cita no habrá nadie allí para comprobarlo, y si por el contrario llegas tarde, todo el mundo habrá llegado antes que tú.

3-. Ley de Gusiluz

Si intentas ponerte el pijama sin dar la luz para no despertarte del todo, las posibilidades de no ponerte lo de delante atrás son prácticamente cero.

4-. Ley de Escaquini

Aquél capaz de sonreír cuando las cosas van mal lo es porque ya ha pensado a quien le echará la culpa.

5-. Principio de Emergencio

Si mantienes la calma cuando todos pierden la cabeza, sin duda es que no has captado el problema.

6-. Ley de Pi

El precio total a pagar siempre es superior al del presupuesto: exactamente 3.14 veces lo presupuestado. De ahí la importancia del número PI.

7-. Ley de la persistencia de los problemas

Los Problemas ni se crean, ni se destruyen, sólo se transforman.

8-. Principio de Aspirino

Da igual por donde abras la caja de un medicamento. Siempre te molestará el prospecto.

9-. Ley de Evans y Bjorn

No importa lo que salga mal, siempre hay alguien que lo sabía.

10-. Principio de Dialer

Siempre que te vayas a conectar a Internet, se producirá la llamada que llevabas esperando durante todo el día.

11-. Ley de Rupert

La velocidad del viento es directamente proporcional al precio del peinado.

12-. Ley de Indu

Si coges una bicicleta da igual qué dirección tomes o de qué manera la uses. Siempre irás cuesta arriba o en contra del viento.

Ir arriba