El muñeco de cera viviente

¿Imaginas estar en un museo de cera y que de pronto una figura que no debería moverse, lo hace y te guiña un ojo? Lo mínimo que puedes hacer es quedarte con una cara de tonto impresionante o salir corriendo, incluso desmayarte de la impresión. No os perdáis esta broma de la televisión brasileña Sbt.

Ir arriba