Apodos graciosos para compañeros de trabajo

apodos para companieros de trabajo

Desde bien pequeños las personas tenemos la costumbre de asignar apodos al resto de conocidos. Esta forma nos resulta mucho más cómoda a la hora de dar explicaciones e identificar a conocidos, pero no siempre los apodos son bonitos, sino más bien todo lo contrario, intentan sacar algo negativo de la persona.

Esto mismo también es aplicable en las empresas, donde se suele catalogar a los empleados según como actúen. Es por esto que a continuación os dejamos un listado de apodos que se pueden utilizar para identificar a un compañero del curro.

apodos para companieros de trabajo

Balde de plástico: Se raja cuando uno más lo necesita.

Bioquímico: Vive analizando las cagadas de los demás.

Bisagra: Si no está en la ventana está en la puerta.

Cable de plancha: Parece piola pero en realidad es un forro.

Conejo negro: No lo hacen trabajar ni los magos.

Culo de estatua: No hizo un sorete en toda su vida.

Delfín: Hace dos o tres pelotudeces y después nada, nada, nada.

Dólar Azul: Cualquier pelotudo se da cuenta que es falso.

Dragón con diarrea: Cada vez que abre la boca te quema o te caga.

Escombro: Donde está molesta.

Estribo: Únicamente sirve para meter la pata.

Gato de circo: El único animal que no trabaja.

Media: Abre la boca para meter la pata.

Papa Verde: No sirve ni para ñoqui.

Revista Para Ti: Parece gente pero no es. ·

San Cayetano: Te acercas y te da trabajo.

Sorete cuadrado: No lo caga nadie.

Terapia intensiva: No lo pueden ver ni los parientes.

Toallón de baño: Te envuelve, te seca y quedas en bolas.

Vestido de novia: No sirve para trabajar.

Ir arriba