4 fábulas con moraleja final

Las moralejas nacieron como historias que buscan enseñar a las personas a enfrentarse a situaciones que se pueden encontrar a lo largo de su vida. En este campo nos podemos encontrar una amplia variedad de enseñanzas utilizando para ello ejemplos sencillos y dejando de lado cualquier estereotipo que puede hacer que la persona se líe y no termine de entender el mensaje final.

Hoy os traemos 4 interesantes  moralejas con un final muy interesante que a buen seguro servirá de lección a más de uno hoy en día. Sigue leyendo para saber más sobre estas moralejas.

moralejas en fabulas

La ranita y el tren

Una vez una ranita paseaba por una vía para trenes,
y estaba tan contenta saltando de una riel a la otra que no vio que un tren se aproximaba a gran velocidad!

Lo vio pero fue demasiado tarde: el tren le cortó la colita!!!

La ranita miró para atrás y gritó:
‘mi rabito! dónde está mi rabito?’, miró en las rieles, ahí estaba su colita, y pensó ‘nooo! cómo voy a dejar mi traserito ahí botado en las vías del tren! no puedo dejarlo ahí! ahora mismo voy y lo recojo!’.

Dicho y hecho, la ranita saltó de nuevo a las rieles a rescatar su colita, y cuando la estaba recogiendo vino otro tren y ZAS! le cortó la cabeza!!!

Moraleja: Nunca pierdas la cabeza por un culito

 

 

El pajarito y la cucaracha

Había una vez una cucaracha que iba por el bosque, cuando empieza a llover a cantaros.

Busca refugio y encuentra un árbol hueco, pero dentro había un pajarito, así que le dice:

‘Pajarito, Pajarito! déjame entrar en el árbol que me estoy mojando!’, y responde el Pajarito:

‘No te dejo, no hay espacio para los dos’.

La cucaracha vuelve a insistir:
‘Por favor Pajarito, que  voy a pescar una neumonía!.

Y el Pajarito: ‘Te he dicho que no!’.

Llovía cada vez más, y la cucaracha estaba ya chorreando:
‘Por favor Pajarito, que tengo mucho frío!!’ insistía la pobre cucarachita.
No te lo repito más, si digo que no, es que no’ afirma el Pajarito.

Moraleja: Cuanto más se moja la cucaracha, más duro se pone el pajarito.

 

 

Fábula de las hormigas

Esto son dos hormigas que van por el bosque y se encuentran un charco. Ante la imposibilidad de cruzarlo, esperan por si pasa un animal que pueda llevarlas al otro lado.
En esto que pasa una zorra que se ofrece cruzarlas. Una de las hormiguitas que era muy pituca le dice a la zorra:
– «No, no vamos a cruzar contigo porque tienes el pelaje sucio y asqueroso y nos vamos a ensuciar!
Cuando la zorra se va, divisan un par de pajitas y deciden subirse en ellas, a modo de barca, para cruzar el charco. Cuando iban por la mitad del charco, un mal viento hizo que las pajitas se hundieran y las dos hormiguitas cayeron al agua.
Moraleja: Más vale una zorra sucia que dos pajas mal hechas.

 

La Golondrina

Había una vez una golondrina que empezó a emigrar demasiado tarde en invierno, y se estaba congelando mientras volaba.

Al final cayo a tierra, y ella creía estar ya acabada… pero entonces se le acerco una vaca que le soltó una plasta encima.

Bueno, la caca estaba bien calentita, así que la golondrina se encontró mucho mejor y empezó a piar de satisfacción. Pero un gato oyó a la golondrina, la sacó de la plasta, la limpió, y se la comió.

Esta historia tiene tres moralejas:
1) No todo el mundo que te caga es tu enemigo.
2) No todo el mundo que te saca de de la mierda es tu amigo.
3) Si estás con la mierda al cuello, pero feliz, mantén la boca cerrada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here